Álvaro Núñez, el compositor chileno que triunfó en España

Pese a ser un país fuertemente golpeado por el Covid, España ha sido uno de los estados europeos que más se ha mantenido activo en cuanto a música clásica, incluyendo ópera. Manteniendo aforos limitados, eso sí, pero sin dejar caer los telones, es de elogiar especialmente que las orquestas de gran tamaño hayan mantenido cierta regularidad.

Y dentro de esa envidiable agenda cultural, un chileno fue protagonista de una jornada reciente. Se trata del compositor Alvaro Núñez Carbullanca (nacido en Santiago, 1979), quien actualmente vive en Roma, Italia, luego de cursar estudios en Milán.

Su composición “Vía”, fue galardonada con el XIII Premio Andrés Gaos de composición musical, convocado por la Diputación de La Coruña, en Galicia, España, siendo calificada como “una obra de exquisita factura”, añadiendo el jurado que se trata de “una propuesta valiente y muy contemporánea que introduce el mundo de los silencios”.

El estreno se realizó el pasado 23 de abril, a cargo de la Orquesta Sinfónica de Galicia, dirigida por una reconocida batuta: la del estadounidense Andrew Litton, actual titular de la orquesta del NYC Ballet, y ex maestro de la Sinfónica de Dallas.

Tras aquel concierto, el eminente crítico hispano Luis Suñén, se refirió a la pieza en la revista Scherzo como una “partitura nada pretenciosa, bien construida, intensa sin retórica alguna”, y que “fue muy bien servida en su estreno”.

Compositor y caminante

“Al caminar, estoy componiendo al mismo tiempo”, dijo Núñez en conversación con ADN, quien se define como “caminante” a la par que compositor. “Son dos actividades que se conectaron cuando hice mi tesis”, explicó. Esa inspiración, contó, se tradujo primero en escribir música para bandas instrumentales que tocaban caminando al mismo tiempo en Italia.

“El caminar para mí es una imagen con derivaciones musicales, que viene de los mecanismos fisiológicos que se activan cuando uno camina, y me refiero específicamente a tres cosas: pasos, latidos y respiraciones“, detalló.

“Vía” es su segunda obra orquestal. “En mis estudios en Milán se exigió hacer una obra orquestal, así que me puse a trabajar en la idea de la reducción del ritmo en una pulsación básica, similar a los pasos de un caminante”, relató.

Y continúa: “La terminé en 2018, y al año siguiente me enteré del concurso en España, y la envié. A fines de 2019 me notificaron que gané, viaje a La Coruña a recibir el premio, y la cláusula decía que se debía estrenar dentro de dos años”, que es lo que sucedió hace un par de semanas.

Sobre trabajar con Andrew Litton, comentó con franqueza que “Me dio la sensación de que no tenía experiencia con música actual, lo noté perplejo. Fue una relación donde tuve que persuadirlo un poco, aunque fue lo suficientemente receptivo como para adentrarse en el mundo de esta obra”.

Respecto de la actual situación que ha afectado a toda la actividad musical en el planeta, valoró que “han aparecido reflexiones en cuanto a lo creativo, que me ha llevado a ámbitos que no había sospechado antes de esta situación”.

Núñez reservó especiales palabras de agradecimiento para quienes han sido sus maestros de composición: Gabriele Manca en Italia, además de Pablo Aranda y Andrés Alcalde en Chile. De este último compositor (Premio a la Música Presidente de la República en 2013), valora que aprender con él “fue una experiencia radical, donde todo se involucra con el arte y la vida, y la relación entre ambas”.