Guitarra microtonal en el nuevo disco de Felipe Pinto d’Aguiar

En términos generales, música microtonal es aquella que utiliza esa infinitud de sonidos ubicados entre dos semitonos (entre fa y fa sostenido, por ejemplo). “Toda la música es en cierta forma microtonal”, explicó a ADN el compositor Felipe Pinto d’Aguiar, “cualquier sistema de afinación, incluso, la escala temperada, ya implica una aproximación”.

Pinto d’Aguiar (Santiaguino, nacido en 1982), es actualmente Profesor Asociado de la Escuela de Artes Musicales & Sonoras de la Facultad de Arquitectura y Artes de la Universidad Austral, en Valdivia. Y ahora publicó un CD en colaboración con el guitarrista Patricio Araya, titulado “De vez en Cuando”, el que se enfoca en guitarra microtonal, esto quiere decir que el instrumento se re-afina para la utilización de esas notas que no pertenecen a la escala tradicional de la música occidental.

El gusto del compositor por experimentar con la guitarra, u otros instrumentos que se puedan afinar de maneras alternativas, lo llevó a reencontrarse con Araya, que fue su compañero en la Escuela Moderna de Música. “Escribí la pieza que da título al disco para él”, relató Pinto d’Aguiar, “son 33 guitarras grabadas en multipista, con una duración de casi 40 minutos, por lo que siempre supimos que el resultado nos llevaría a un disco, las otras tres obras surgieron en el proceso”.

guitarrista Patricio Araya Guerra

Patricio Araya Guerra

Dos piezas más breves que aparecen son “Artefacto” y “Entre Otras Cosas”, que ven a Araya tocando una solitaria guitarra re-afinada, y donde además se explotan múltiples maneras de tocar el instrumento, enfatizando las resonancias y los efectos acústicos.

A modo de bonus track, aparece “Ex Post”, que surgió, según el autor, “cuando estábamos con el disco listo, y se me ocurrió hacer esta miniatura, que no es de partitura, son varios fragmentos improvisados por mí, que fueron juntados por edición”.

El CD se encuentra disponible en Bandcamp, PortalDisc, y en formato físico se puede obtener contactando al Sello Modular, responsables de su publicación.

 

Microtonalidad y más allá

La microtonalismo, en cuanto tendencia de la música modernista en el siglo XX, nunca tuvo una sistematización, por lo que sus cultores, como los compositores Alois Hába, Harry Partch, Julián Carrillo o Ben Johnston, por nombrar los más célebres, trabajaron en direcciones muy divergentes entre sí.

“Yo distinguiría dos macro-tendencias”, explicó Pinto d’Aguiar, “una es dividir los semitonos, en cuartos de tono, octavos de tono, o sea, aumentar las notas, como Carrillo; y la otra sería buscar la variedad de intervalos, como hacían Partch, Johnston y Lou Harrison”.

El interés de Pinto d’Aguiar por este camino “proviene de un proceso de audición de varias músicas, porque ocurre más allá de los compositores ‘microtonales’”. Y detalló: “Está en música del mundo, en el guitarrón chileno, en el canto a lo humano, en el canto búlgaro, y me genera una reacción fisiológica, muy de piel”.

Pero el trabajo de este compositor chileno no se limita a los microtonos, parte importante también de su estilo es mezclar los instrumentos con la computación, aunque hasta cierto punto: “Mi uso de la tecnología es rudimentario, es básicamente cortar y pegar, desfasar, y he utilizado grabaciones hechas por el celular, o sonidos pre-grabados, o sea, elementos muy simples. Más me interesa reproducir sonidos de la música electrónica a través de los instrumentos”.

Además de la Escuela Moderna, y de clases particulares con el destacado compositor nacional Aliocha Solovera, Pinto d’Aguiar se perfeccionó en Melbourne, Australia, y en la ciudad de Boston, EE. UU., donde uno de sus maestros fue el legendario Gunther Schuller: “Lo que más me quedó de estudiar con Schuller fue algo que él me invitó a seguir desarrollando, y es componer siempre de oído. Escuchar lo que uno está escribiendo, tener una conexión con la materia sonora, por eso que me gusta probar con un teclado, con samplers, o con instrumentos, lo que voy escribiendo”.