“Me decían indio, negro y hasta caníbal”: Alexx1, el chileno que prueba suerte con el reggaetón en el extranjero

Su canción más popular tiene más de 600 mil reproducciones en YouTube y ya lleva cuatro años de carrera en la industria. Se trata de Álex Cumian, un reggaetonero que sufrió bullying durante su infancia y hoy está probando suerte en el mundo de la música urbana.

Tal como contó en un comunicado, Cumian actualmente trabaja con el papá de J Balvin y es representado por Álvaro Osorio, en una carrera que causa revuelo entre el público de Colombia y México.

Antes de incursionar en la música, Álex pasó su infancia en Chile, en donde fue discriminado por sus raíces mapuche. “Mi apellido Cumian es de origen mapuche, lo sé desde que tuve conciencia de las cosas, pero mi familia nunca me involucró ni me enseñó sobre la cultura mapuche. El único recuerdo que tengo, y creo que no se borrará nunca, es de los años en el colegio en que me hicieron bullying por tener apellido mapuche”, aseguró el intérprete de reguetón.

“Tengo recuerdos muy claros cuando me decían indio, negro y hasta caníbal, sólo por mi apellido mapuche. En ese tiempo me sentía solo y no sabía a quién recurrir ni a quién contarle porque me hacían sentir vergüenza de mí mismo y de mi origen”, reconoció.

Alexx1

“Me daba miedo hacer disertaciones, me molestaban tanto que siempre tenía miedo… si hasta me daba vergüenza decir ‘presente’ cuando pasaban lo lista. De hecho, cuando salíamos a recreo me empujaban y me pegaban patadas. Una vez me dieron una cachetada y no sabía qué hacer porque pensaba que me iban a apuñalar”, contó sobre su hostil infancia.

Fue a los 13 años cuando Álex tuvo su primer acercamiento a la música: “Tuve la posibilidad de entrar al coro de la iglesia a la que iba y ese fue mi refugio. Prefería no ir a clases y escaparme de ese bullying tocando música solo en la iglesia”.

Una década después comenzó su carrera en la música. Su primera canción fue Duele el corazón, y la más popular ha sido Cómo olvido, lanzada en Medellín (Colombia).

“Aunque de niño parecía un sueño imposible, hoy me siento agradecido del universo por todo lo que he logrado hasta ahora. Dejé de estar en el círculo del bullying y si miro mi pasado veo cómo logré cambiar mi destino”, reflexionó.